CLOWN KILIMANJARO

Una vez más hemos hecho de las nuestras, colocándonos el macuto a los hombros, poniéndonos las botas y luciendo pañoleta. El Clan Rover Kilimanjaro marchó de acampada el pasado 7 y 8 de febrero al albergue Fray Luis de León para realizar talleres creativos, técnicas de teatro y de improvisación, talleres de Clown y expresión corporal. 

Desde que llegamos allí, el Clan tenía muy claro que esta acampada de Febrero iba a ser una oportunidad increíble de conocer otros métodos de comunicación, de expresión y de averiguar los límites de cada uno.
Sara, a quien agradecemos su paciencia y su esfuerzo, nos enseñó varias técnicas para hacer una IMPROVISACIÓN y los distintos métodos que se pueden aplicar, como la improvisación en altura o a tamaño. A lo largo de la mañana, hicimos juegos, reflexiones y sobre todo aprendimos a mantener el ímpetu (aunque la música se parara). Se nos veía en la cara que todo lo que aprendiéramos ese día, nos iba a ser de gran ayuda.

Después tuvimos la compañía de dos increíbles Clowns (Nacho y Zaida). Nada más llegar nos preguntaron si conocíamos algo sobre el CLOWN, lo que hacía y lo que significaba, y la mayoría nos dimos cuenta de que no sabíamos muy bien qué nos esperaba de ese taller, y es que tal y como nos contaron, el Clown es vivirlo , es la realidad, y es ``lo que vais a ver a continuación´´ dejando la intriga, y las ganas de descubir, en el aire. El Clan se convirtío en una herramienta de expresión, por un momento seguíamos consejos y aunque a veces se pasa mal, supimos que lo único que teníamos que hacer es ser nosotros mismos y seguir adelante aunque no se escucharan risas.


Tambien contamos con unos TALLERES CREATIVOS de la mano de Monse, quien nos enseñó que la creatividad no está en saber hacer algo, o que se te dé bien algo, sino en saber buscar la solución a cualquier cosa que te propongas. En este taller dejamos volar la imaginación y vimos la personalidad y la creatividad de cada miembro del Clan en sus collares hechos con serpentina, sus juegos de lógica y sus cometas de hilo.

 
Finalmente el domingo pudimos conocer más herramientas de expresión, con diferentes juegos de EXPRESIÓN CORPORAL y visual, a través de la música, y así conocer nuestras virtudes y nuestra agilidad a la hora de captar todo lo aprendido en esta acampada. Nuestro cuerpo acompañando nuestras experiencias comunicativas.

Como veis, el Clan Kilimanjaro no para, y aún le quedan muchas cosas que enseñar, porque si hay algo que no dejamos de aprender es que no hay límites, y que podemos hacer lo que nos propongamos creyendo en nosotros mismos.

Seguimos pisando fuerte...

 




 Laura Escribano Somolinos
Rover del Clan Kilimanjaro