Ronda nueva, vida nueva

Esta semana es uno de esos momentos bipolares de nuestra vida. Uno no sabe si decir adiós o dar la bienvenida, porque no sabe exactamente si se le escapa algo o le está llegando. El caso es que seis componentes del clan van a iniciar la ronda como monitores del grupo, y bueno, para un monitor de clan es díficil decidir si pierde un clanero o gana un compañero. Y en esas estamos, sin poder llorar o alegrarnos del todo. Sin duda es una buena noticia, saber que los mismos siguen ahí, una ronda más, los mismos que tantos buenos momentos nos han dado hasta ahora y que seguro han de darnos en adelante. Siempre adelante.

Apenas nos damos cuenta cuando nos sucede, pero terminar la etapa de clan es quizá el mayor cambio en nuestra vida scout, el mayor desafío. Así que mucho ánimo y fuerza, no desistáis, afrontad el camino con una sonrisa, apoyáos en vuestros compañeros, sed humildes, siempre tratad de comprender a los niños, no tengáis miedo a preguntarles, es más, hacedlo siempre que podáis, jugad con energía para que ellos jueguen, mostradles qué es ser scout cuando uno no lleva uniforme, pero sobre todo, por encima de todas las cosas, no olvidéis nunca que un día fuisteis el castor nuevo, el tropero gamberro o el lobato callado, y que algún día ellos serán claneros a punto de empezar su propio desafío como monitores y que entonces recordarán lo que aprendieron con vosotros en su día, para enseñárselo a otros, como nosotros, con mayor o menor resultado, hemos tratado de enseñároslo a vosotros.

Adiós...
...y bienvenidos.